Número de visitas

domingo, 15 de abril de 2012

Cyrano de Bergerac: El cine como lenguaje

La versión del director Jean-Paul Rappeneau supone una magnífica adaptación cinematográfica de la obra poética que Edmond Rostand escribió en 1897. Y una mejora clara de anteriores versiones cinematográficas sobre este personaje que resultaban excesivamente lentas y estáticas.

El paso de una obra de teatro a la gran pantalla requiere una habilidad cinematográfica que Jean-Paul Rappeneau sabe conseguir mediante los siguientes recursos:

-una fidelidad al guión original, con la valentía de incluir, en sus diálogos, versos alejandrinos;
-una fastuosa reconstrucción histórica mediante una cuidadosa selección de lugares y un magistral trabajo de vestuario de la época
-y una reducción de tiempo en la cinta con respecto a su formato en teatro, reducción que no hace que la película pierda contenido ni rigor.

Todo ello da a Cyrano de Bergerac un ritmo adecuado para una película en contraposición a la cadencia propia de la dramaturgia. Se tiene el acierto de suprimir ciertas escenas y algunos personajes que no gravitan sobre el nudo central del argumento así como la invención de nuevos versos que acompañen, con buen ritmo, situaciones de acción nuevas; por ejemplo, en fina ironía sobre esa nariz descomunal de Cyrano y sin que esto se convierta en un recurso fácil de chiste pobre.

En Cyrano de Bergerac se consigue un adecuado equilibrio entre el drama y la comedia evitando la tentación de ofrecer un producto sentimentalista que, además, no cazaría con la figura preeminente de un Cyrano interpretado con una fuerza escénica única en la figura de Gerard Depardieu.

Es este un punto importante  a señalar: el gran trabajo interpretativo de este actor francés. El director es consciente de este valor básico en su película y sabe poner todo su trabajo de dirección al servicio de su protagonista principal. Depardieu está inmenso y magistral.


Ficha Técnica

Director: Jean-Paul Rappeneau. Intérpretes :Gerard Depardieu (Cyrano de Bergerac), Anne Brochet (Roxane),Vincent Perez (Christian de Neuvillete), Jacques Weber (Conde de Guiche), Roland Bertin (Raqueneau), Philippe Morier-Genoud (Le Bret) País : Francia. Año: 1990. Género: Drama. Guión: Una adaptación de Jean-Paul Rappeneau y Jean-Claude Carriere de la obra de Edmond Rostand. Fotografía: Pierre Lhomme. Música: Jean-Claude Petit. Montaje: Noelle Boisson. Sonido: Pierre Gamet, Dominique Hennequin Producción: Rene Cleitman y Michael Seydoux. Duración: 137 minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada